La corrosión, el mayor enemigo